Mi Historia

Todo comenzó a los 17 años de edad, que asistí a una conferencia en la universidad sobre liderazgo donde uno de los expositores contó su historia de cómo comenzó en este camino. «Chespi» comentó que en la preparatoria el puso una meta de tener $100,000 MXN ($5,000 USD) en su cuenta de banco y su maestra la calificó como «irreal».

Esto detonó algo interno en mí, una mezcla de asombro, emoción pero un coraje hacia esas personas que consideran «irreales» a las metas de una persona, como si no creyeran que fuera capaz de alcanzarla.

«Casualmente», me invitaron en un par de meses a un concurso de emprendimiento donde creé mi primer negocio y me otorgaron el puesto de Director General. Este negocio me dejo muchos aprendizajes, fueron mis primeras ventas a desconocidos, fue mi primera producción a mano de un producto y hasta tuve a mis primeros empleados que eran las mamás de los miembros del equipo. Algo que no me dejó este negocio fue dinero, pues teníamos un producto artesanal de alto costo de venta, margen castigado por el sector y éramos 12 personas en el equipo, por lo que las utilidades me alcanzaron para una cena en familia.

Puesto de Venta de Komali

El segundo momento que marcó mi camino fue cuando comenzaron a pedirme en la universidad algunos trabajos pequeños de diseño y desarrollo web, hasta que llegó ese trabajo que necesitaba de un equipo. Comencé a preguntar y antes de que me diera cuenta, tenía un equipo con 2 socios de la carrera que tenían el talento para realizar cualquier proyecto. Este fue el primer negocio del que probé ganancias.

Equipo The North Code

El tercer momento en el que mi mente cambió para siempre fue cuando asistí a mi primer entrenamiento de ventas, donde conocí otros empresarios y me di cuenta que esa era la vida que realmente quería. Así que entré de lleno a crecer mi empresa. Buscamos referidos, nuevos prospectos y teníamos un equipo bien definido hasta que vendimos nuestro primer proyecto de $100,000 MXN. Después de 2 años de este negocio, llegó un momento en el que debíamos dar el paso grande hacia estructurar nuestro trabajo. Sin embargo, yo tenía la meta de crecer un negocio mientras que mis socios querían un ingreso suficiente mientras estudiaban, así que este negocio se disolvió.

Entrenamiento de Negocios

Finalmente, en pleno momento del suceso que sacudió al mundo en 2020, decidí crear mi nueva marca de la que uso la camiseta todos los días «Disrupción MX», donde realmente trabajo para que los negocios crezcan exponencialmente usando tecnología. Este negocio creció 1200% en menos de 6 meses en una temporada que muchos negocios cerraron sus puertas.

compartir:

Facebook
LinkedIn
Twitter
Telegram
WhatsApp

Empresarios Digitales

Suscríbete para recibir todas las emisiones del nuevo podcast

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más artículos